jueves, 18 de diciembre de 2008



que la ausencia de mi presencia te acompañe
te busco en la profundidad de la noche
en donde congela la piel y arrastra el alma
tus sibidos me guían y me alteran
..pero no
pero no estas..los días siguen su curso y con ellos la melancolía
deseo q aquella mano que golpea la puerta sea la tuya
la humedad irrita los bronquios
y mi paciencia se descama
quedando me en cueros frente a la tormenta
y lo único q puedo sentir de ti es tu ausencia
ya ni mis cuadros me salvan la cabeza y desatan los nudos
sudando agua arazá por los poros
maltratando a la muñeca de trapo asustada en el rincón
pateando las paredes y yo quieta inmóvil

2 comentarios:

Verònica dijo...

La humedad irrita los bronquios... el corazòn se irrita facilmente con esas ausencias... y la cama si, asi es.. suele ser el mejor lugar para atrincherarnos en èpocas de amores-sequìa...
"que la ausencia de mi presencia te acompañe".. esta frase me diò consuelo, pienso en eso: al menos de esa manera sigo con èl.. puede ser cruel, pero es real!!! poetisa amiga, un besoT, Vero.

MARIO ALONSO dijo...

"Que la ausencia de mi presencia te acompañe"... ¡anda lo que has dicho con pocas y bien escogidas palabras!

Muy bueno. Besos.